Custodia compartida si la madre no quiere, ¿es posible?

Custodia compartida si la madre no quiere

En supuestos de separación o divorcio, o de ruptura de una pareja de hecho, si los miembros de la pareja actúan de común acuerdo, pueden pactar cualquier régimen de custodia de los hijos menores.

En caso de no existir acuerdo, la decisión quedará en manos del juez, que valorará las peticiones de las partes y decidirá qué solución es más favorable para los niños, sin que la voluntad de uno de los progenitores tenga más peso que la del otro.

¿Buscas abogado especialista en custodias?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿Se puede establecer la custodia compartida si la madre no quiere?

En ocasiones, tras un periodo de tiempo en el que la custodia de los hijos ha estado atribuida exclusivamente a favor de uno de los progenitores, normalmente la madre, surgen dudas acerca de si es posible cambiar a un régimen de custodia compartida, especialmente si la madre no está conforme.

La respuesta es que sí. La situación acordada en un primer momento no es necesariamente definitiva, y se puede solicitar su modificación si han cambiado las circunstancias que se tuvieron en cuenta para adoptar el régimen de custodia exclusiva (artículo 90.3 del Código Civil).

Además, aunque tradicionalmente se ha optado de manera generalizada por la custodia exclusiva a favor de la madre, hoy día los jueces se inclinan más por la custodia compartida a menos que existan motivos para denegarla, ya que se considera que es el régimen de custodia más adecuado.

Si los progenitores actúan de mutuo acuerdo, pueden decidir lo que en cada momento estimen más conveniente para la familia, y el juez lo aprobará siempre que no resulte lesivo para los hijos.

Si los progenitores no actúan de común acuerdo, y uno de ellos se opone a la petición del otro, en este caso, si la madre no quiere cambiar el régimen de custodia a custodia compartida, será necesario acudir a un procedimiento contencioso y dejar la decisión en manos del juez.

¿Cuándo no se puede conceder la custodia compartida?

No obstante, aunque sea el deseo de uno de los progenitores y sus circunstancias hayan cambiado, no siempre es posible obtener la custodia compartida. El artículo 92.7 del Código Civil establece algunos motivos que impiden que se pueda adoptar un régimen de custodia compartida:

  • Cuando cualquiera de los progenitores esté envuelto de un proceso penal iniciado por intentar atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro progenitor o de los hijos que convivan con ambos.
  • Cuando, por las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, el juez advierta que hay indicios fundados de violencia doméstica o de género. 
  • Cuando existan indicios de malos tratos a animales, o de la amenaza de causarlos, como medio de controlar o victimizar al otro progenitor o a los hijos.

Además, existen otras circunstancias que pueden hacer que el juez niegue la custodia compartida, aunque no se trata en este caso de una consecuencia automática, sino que podrá o no darse según lo que estime el órgano judicial. Estas circunstancias son:

  • Que los niños estén en edad lactante. Es poco probable que se decida la custodia compartida en ese momento, ya que se trata de una edad en la que, obviamente, dependen de la madre a todas horas.
  • Que los niños sean muy pequeños. Habitualmente, se ha considerado que también tienen mayor apego a la madre cuando son menores de 7 años, aunque poco a poco va cambiando esa concepción.
  • Que el juez, tras valorar todos los factores, considere que no es el régimen de custodia más beneficioso para los niños.

¿Qué criterios se tienen en cuenta para conceder la custodia compartida?

A la hora de tomar la decisión, aparte de comprobar que no existe ningún motivo objetivo para denegar la custodia compartida, el juez valorará una serie de aspectos para determinar si este régimen de custodia es el más favorable para los hijos:

  • La edad de los menores y sus propias preferencias, si tienen 12 o más años.
  • La relación que mantengan los progenitores entre sí y de cada uno con los hijos.
  • La aptitud de ambos progenitores para cuidar de los niños.
  • La facilidad para conciliar la vida familiar y profesional, la disponibilidad de tiempo, la exigencia de los horarios de trabajo, etc.
  • La cercanía de los domicilios de ambos progenitores. En general, no procede la custodia compartida cuando cada uno vive en una ciudad, porque eso alteraría las rutinas en las actividades de los niños, su relación con los amigos o con su entorno.
  • La implicación en el cuidado de los hijos que hayan demostrado hasta el momento ambos progenitores.
  • El grado de coincidencia entre las pautas y sistemas de educación que aplican ambos progenitores.
  • Los informes emitidos por el Ministerio Fiscal y por profesionales cualificados.

¿Cuál es el procedimiento para pedir la custodia compartida?

La custodia compartida se puede solicitar tanto en el momento de la separación o divorcio, o de la adopción de medidas paternofiliales como consecuencia de una ruptura de la pareja de hecho, como en un momento posterior, para modificar las medidas definitivas que se adoptaron en los mencionados procedimientos.

El procedimiento, tanto si es de mutuo acuerdo como contencioso, al afectar a los hijos menores, solo podrá sustanciarse por vía judicial, ante el juez de primera instancia del último domicilio común o ante el mismo juez que adoptó las primeras medidas, en su caso.

Si los progenitores logran ponerse de acuerdo, bastará con presentar una propuesta de convenio regulador en el que recojan la medida de custodia compartida para los hijos. El procedimiento seguirá los cauces que establece el artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Si no hay acuerdo, y la madre se opone a la custodia compartida, el padre deberá presentar una demanda de procedimiento contencioso, que se desarrollará por los cauces del artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En ambos casos, el juez recabará informe del Ministerio Fiscal para valorar las medidas que afecten a los niños, y resolverá:

  • En el procedimiento de mutuo acuerdo, aprobando el convenio regulador y la custodia compartida, si se comprueba que no existe ningún impedimento para ello.
  • En el procedimiento contencioso, a la luz de todo lo actuado, de la documentación presentada y de los informes recabados tanto del Ministerio Fiscal como de los profesionales cualificados, decidirá si aprueba o deniega la custodia compartida.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado