¿Se puede conseguir la custodia compartida si el padre o madre no tiene ingresos?

Custodia compartida sin ingresos

En el contexto de los procedimientos de divorcio o separación de parejas con hijos menores no emancipados, el régimen de custodia suele ser uno de los aspectos que más tensiones generan entre los progenitores.

Cuando existe una desigualdad económica significativa entre ellos, los problemas se incrementan y, a veces, se cree que carecer de estos puede ser un obstáculo insalvable para acceder a la custodia compartida.

Sin embargo, la situación financiera de los padres no será un aspecto que impida obtener un régimen de custodia compartida. 

La consideración fundamental en estos procedimientos será, en todos los casos, la defensa del interés del menor, una cuestión que no estará condicionada por factores económicos, en la medida en que se puede establecer una pensión de alimentos que pagará el progenitor más favorecido económicamente si hay un gran desequilibrio entre ambos en este aspecto.

¿Buscas abogado especialista en custodias?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

Si un progenitor carece de ingresos, ¿puede haber custodia compartida?

En España, la custodia compartida es la solución adoptada en una proporción cada vez mayor de procedimientos de separación o divorcio.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, durante el año 2023, hasta un 48,4 % de estos procesos finalizaron con el reparto de la custodia entre ambos progenitores, un 2,9 % más que en el año anterior.

La razón de su popularidad consiste en que, de este modo, se permite el mejor desarrollo emocional posible para el menor, salvaguardando los vínculos emocionales con sus dos padres.

Por lo tanto, tan solo razones de peso, que puedan menoscabar de algún modo el bienestar del hijo, motivarán que se opte por una custodia monoparental o exclusiva en favor de uno de los progenitores.

En este sentido, en ningún caso la ausencia de ingresos puede significar que no se pueda optar a una custodia compartida. Lo importante es que no haya nada que no indique que esta sea la mejor opción para los intereses del menor.

Asimismo, es necesario tener en cuenta que, en muchas ocasiones, tras la ruptura matrimonial, si uno de los dos progenitores renunció al desarrollo de su carrera profesional para hacerse responsable en mayor grado de la atención de los hijos, no sería razonable que no pudiera obtener la guarda y custodia compartida precisamente por este motivo. 

Por otro lado, suele ocurrir estos casos que la relación del menor es más estrecha con quien ha estado presente en mayor medida en su rutina diaria. De este modo, el juez puede entender que el mejor interés del menor pasará por no romper este vínculo afectivo y no separar al niño del progenitor con quien ha compartido la mayor parte del tiempo, salvo que sea recomendable por otras circunstancias.

Y es que, aunque los ingresos tienen una importancia fundamental a la hora de proporcionarle un entorno seguro, así como garantizar la cobertura de sus necesidades básicas, la falta de ingresos no supone la falta la capacidad de cada progenitor para proveer al menor de los cuidados esenciales. Como ya se ha visto, existen soluciones en caso de desigualdad en este sentido.

Existen otros aspectos, como puede ser la vivienda, la salud física y mental de cada progenitor, o sencillamente su capacidad y disposición para influir de forma positiva en el desarrollo del niño, que serán los que el juez habrá de valorar para tomar su decisión, independientemente de la situación económica de cada uno de los padres.

Así, se optará por un régimen de custodia compartida, pese a la ausencia de ingresos de uno de los padres, si los aspectos mencionados anteriormente indican que esta es la mejor solución para defender el interés superior del niño.

El papel de las medidas económicas

Cuando una pareja afronta una ruptura, existe la necesidad de que se imponga alguna compensación en favor de quien se ve más desfavorecido tras la crisis matrimonial, si es el caso.

Debemos mantener presente que el hecho de que las responsabilidades sobre el cuidado de los hijos y su custodia sean compartidas por ambos cónyuges no implica, necesariamente, que estos deban contribuir a los gastos del hijo en la misma medida.

En los supuestos de adopción de un régimen de custodia compartida en los que uno de los progenitores carece de ingresos, se pueden establecer pensiones alimenticias en favor de los menores, para que estos puedan tener cubiertas sus necesidades durante los períodos de convivencia con el padre que carece de ingresos.

Así lo ha reafirmado el Tribunal Supremo a través de diversos pronunciamientos, en los que se pone de manifiesto que la custodia compartida no será óbice para el establecimiento de una pensión de alimentos, cuando exista una desproporción de ingresos entre ambos progenitores.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado