¿Es posible declararse insolvente para no pagar pensión alimenticia?

Declararse insolvente no pagar pensión alimenticia

La cuantía de la pensión de alimentos se fija teniendo siempre en cuenta los medios económicos de que dispone el progenitor obligado a pagarla y las necesidades de los hijos. La ley articula mecanismos para ajustar su importe a las variaciones que puedan sufrir estas circunstancias. 

Sin embargo, si un progenitor actúa de forma fraudulenta para alterarlas y eludir su obligación de pago, incurre en una conducta delictiva que puede llegar a acarrear pena de prisión.

¿Buscas abogado especialista en pensiones alimenticias?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿Se puede dejar de pagar la pensión alimenticia por falta de medios?

Si un progenitor obligado judicialmente a pagar una pensión de alimentos a favor de los hijos ve cómo empeora su situación económica, haciendo difícil el pago de la pensión, puede verse tentado de dejar de pagar alguna cuota, con la esperanza de que su situación mejore, o de dejar de pagar completamente, pensando que el impago está justificado.

Pero esta decisión unilateral puede tener consecuencias muy negativas para él, desde el embargo de sus bienes hasta incurrir en el delito de abandono de familia contemplado en el artículo 227 del Código Penal, que se castiga con pena de prisión de 3 meses a 1 año o pena de multa de de 6 a 24 meses.

¿Qué opciones hay si no se puede pagar la pensión alimenticia?

En el momento de fijar la pensión de alimentos, tanto si se hace por convenio regulador aprobado judicialmente, como si es el propio juez quien fija su importe, se valoran las circunstancias existentes en ese momento, es decir, los medios económicos del progenitor al que corresponda pagarla y las necesidades de los hijos.

Pero el artículo 91 del Código Civil prevé que las medidas adoptadas en un primer momento puedan ser modificadas posteriormente si se alteran sustancialmente las circunstancias. En ese caso, habrá que iniciar un procedimiento de modificación de medidas ante el juez que las aprobó (artículo 775 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

  • Si existe acuerdo entre los progenitores, el procedimiento se simplifica, ya que basta con que presenten un convenio regulador de modificación de medidas que deberá ser aprobado por el juez siguiendo los cauces del artículo 777.
  • Si no hay acuerdo, habrá que instar el procedimiento contencioso, regulado en el artículo 770, para que el juez valore si ese cambio ha sido sustancial y fije una cuantía más reducida para la pensión.

¿Es posible dejar de pagar la pensión alimenticia declarándose insolvente?

Como se deduce de todo lo expuesto, en caso de auténtica necesidad económica, se puede recurrir a la modificación de las medidas definitivas que se acordaron en el proceso de divorcio o separación (o en el de medidas paternofiliales, si los progenitores no estaban casados).

Otra cuestión es que el progenitor que debe pagar la pensión modifique sus circunstancias voluntariamente, con decisiones como dejar de trabajar totalmente, trabajar menos o cambiar a una actividad peor pagada sin una causa justificada, o directamente colocarse fraudulentamente en una situación declarada de insolvencia.

Todos estos comportamientos, si resultan en un impago de la pensión de alimentos, están castigados por la ley en forma de delito de abandono de familia, como ya se ha mencionado, y pueden acabar suponiendo que el culpable acabe en prisión.

Es especialmente llamativo el caso de cambiar de trabajo a uno peor pagado. Existe jurisprudencia en el sentido de condenar al incumplidor por entender que el cambio no estaba justificado, y que solo estaba motivado por la intención de reducir sus ingresos voluntariamente y dejar de pagar la pensión.

De todo ello se deduce que los progenitores han de tener presentes en todo momento sus obligaciones como padres, las económicas también, y que no pueden situarse libremente en una situación que les impida hacer frente a dichas obligaciones. 

Además, el comportamiento irresponsable y el incumplimiento voluntario del pago de la pensión puede tener también la consecuencia accesoria de perder la patria potestad, con la que el progenitor incumplidor se vería privado de la toma de decisiones en todo lo relativo a sus hijos, además de perder la guarda y custodia y el derecho de visitas.

¿Hay que pagar pensión alimenticia si la situación de insolvencia es real?

Declararse insolvente implica declarar que se está en un estado legal de insolvencia, es decir, de incapacidad de pagar a tiempo las obligaciones económicas o deudas. 

Si la declaración de insolvencia responde a una situación real, solo podría cesar la obligación de pagar alimentos si el progenitor no puede hacerlo sin desatender sus propias necesidades y las de su familia (artículo 152.2º del Código Civil).

De hecho, la insolvencia tampoco le da derecho en este caso a acogerse al mecanismo de cancelación de deudas que otorga la Ley de la Segunda Oportunidad, ya que la deuda por alimentos está expresamente excluida de ello por el artículo 489.1.3º de la Ley Concursal.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado