¿Cuándo te pueden denegar la custodia compartida?

Denegar custodia compartida

Tras un divorcio o separación, una de las medidas más importantes a determinar para los padres con hijos menores es el régimen de guarda y custodia más conveniente para los niños y que mejor se adecúe a las circunstancias de todos los implicados.

Tradicionalmente, la opción más extendida era la custodia exclusiva a favor de la madre, pero hoy día los números se están equiparando con los casos de custodia compartida, que, si nada lo impide, se considera la opción más recomendable.

Pero ¿qué motivos pueden hacer que se deniegue la custodia compartida? Vamos a verlo a continuación.

¿Buscas abogado especialista en custodias?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿Por qué motivos se puede denegar la custodia compartida?

El Código Civil se decanta por dar preferencia a lo que dispongan los progenitores siempre que actúen de mutuo acuerdo y en beneficio del interés superior del niño. Como consecuencia, el juez aprobará el acuerdo al que lleguen los padres en relación a la guarda y custodia siempre que no lo encuentre lesivo para el menor (artículo 90.2).

En particular, se aprobará la custodia compartida como regla general, si los padres lo deciden así en convenio regulador o llegan a ese acuerdo durante el procedimiento de separación o divorcio (artículo 92.5).

Incluso si las partes no acuerdan la custodia compartida, el juez podrá acordarla a instancia de uno de los progenitores, fundamentando su decisión en que es la única forma de proteger adecuadamente el interés superior del menor (artículo 90.8).

Sin embargo, hay algunas circunstancias que impiden que se apruebe la custodia compartida, y que obedecen a indicios de que uno de los progenitores pueda ser privado más adelante de la patria potestad (artículo 90.7):

  • Si está incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro miembro de la pareja o de los hijos que convivan con ambos.
  • Si el juez advierte la existencia de indicios fundados de violencia doméstica o de género. Se equipara a estos efectos la existencia de malos tratos a animales, o la amenaza de causarlos, como medio para controlar o victimizar a cualquiera de estas personas.

Por supuesto, en el caso de que ya haya recaído sentencia firme condenatoria por alguno de los motivos mencionados, y el progenitor haya sido privado de la patria potestad, tampoco se admitirá la custodia compartida. 

Pero, además, el juez tendrá en cuenta varios factores para decidir si es adecuada la custodia compartida, aunque no exista ningún motivo grave que impida que se apruebe.

¿Qué factores se tienen en cuenta para denegar la custodia compartida?

Al margen de las causas mencionadas, hay factores que influyen en la posibilidad de obtener la custodia compartida, y que simplemente sirven para que el juez considere si ambos progenitores son idóneos por igual para cuidar de los menores en el día a día.

Hay que puntualizar que en ningún caso se adopta un tipo de custodia u otro para castigar de alguna manera a uno de los progenitores, sino que lo que se busca en todo momento es garantizar la mejor atención para el menor.

Estas circunstancias son:

  • El informe del Ministerio Fiscal, que debe pronunciarse sobre cómo puede afectar el régimen de custodia compartida a los niños.
  • La opinión de otros especialistas cuyo dictamen puede recabar el juez.
  • La disponibilidad de tiempo de los progenitores, determinada principalmente por la exigencia de sus horarios laborales.
  • La aptitud de las dos partes para cuidar de los menores.
  • La cercanía de los domicilios, que no obliguen a los niños a hacer grandes desplazamientos. Si los progenitores viven en ciudades distintas, es poco probable obtener la custodia compartida.
  • La relación de los progenitores entre sí y de estos con los niños. Con respecto a la primera, se espera al menos que exista respeto y tolerancia entre ellos.
  • Que existan pautas y sistemas similares de educación por las dos partes, y buena comunicación para lograr acuerdos en ese ámbito.
  • La edad de los niños y el número de hermanos, en su caso.
  • La dedicación de los padres a los hijos hasta el momento, su implicación en la educación y cuidado de los pequeños.
  • Los deseos de los propios menores. Los que ya tengan 12 años deberán ser oídos en el proceso, y los menores de esa edad podrán serlo si tienen la madurez suficiente.

Valorando todos estos factores, y teniendo en cuenta por encima de todo el bienestar y el interés de los menores, el juez tomará una decisión aprobando o denegando la custodia compartida.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado