Incumplimiento del régimen de visitas

Incumplimiento del régimen de visitas

En caso de separación o divorcio, el progenitor al que no se haya atribuido la custodia de los hijos menores tendrá derecho a visitarlos, comunicarse con ellos  y tenerlos en su compañía.

Es lo que se denomina régimen de visitas. En palabras del Tribunal Supremo, el régimen de visitas es un derecho-deber para el progenitor no custodio.

La finalidad del régimen de visitas es que, tanto el progenitor custodio como el progenitor no custodio, mantengan con los hijos los mismos vínculos afectivos que antes de cesar la vida en común.

Con frecuencia, el progenitor no custodio incumple este derecho-deber. Pero también hay ocasiones en que es el progenitor custodio (generalmente la madre) quien pone obstáculos o incumple el régimen de visitas.

En definitiva, ambos progenitores podrán exigir el cumplimiento del régimen de visitas.

¿Cuáles son los motivos alegados para el incumplimiento de visitas?

En la mayoría de los casos, el padre o progenitor no custodio emplea los siguientes argumentos para justificar su incumplimiento:

  • El horario de trabajo no me permite visitar a mis hijos.
  • Mi hijo no se lleva bien con mi nueva pareja.
  • La madre de mi hijo no me deja visitarlo.
  • Es mi hijo el que no quiere estar conmigo.

Por su parte, el progenitor custodio, generalmente la madre, interfiere en el régimen de visitas alegando:

  • Si no me paga la pensión, no verá a los niños.
  • No me gusta que mi hijo esté con la nueva pareja de mi ex.
  • Las actividades extraescolares de mi hijo son incompatibles con los días de visita.
  • Mi hijo no acepta la situación actual y no quiere ver a su padre.

Estas situaciones surgen cuando existe un alto grado de conflictividad entre los padres y se convierten en un motivo para que el menor se niegue a visitar al progenitor no custodio.

Pero, sea cual sea la alegación esgrimida por los progenitores,  no debes olvidar que lo principal es el bienestar de los menores.

¿Qué hacer ante el incumplimiento del régimen de visitas?

Sea quien sea el progenitor, padre o madre, que incumpla el régimen de visitas, te indicamos los pasos a seguir:

1.- Intentar un acuerdo entre los progenitores

Lo más aconsejable es conseguir un  acuerdo entre los progenitores en beneficio de los hijos.

La solución amistosa será, sin duda alguna, la menos traumática para los hijos y los padres.

De conseguir el acuerdo definitivo, cambiando el régimen de visitas, se deberá interponer demanda de modificación de medidas.

Por ejemplo, cuando el progenitor no custodio debe cambiar de lugar de residencia por motivos de trabajo.

Si se trata de un acuerdo temporal, bastará firmar un documento privado que vincula a ambas partes.

Por ejemplo, cuando el progenitor debe permanecer fuera durante unos meses por motivos de trabajo o por enfermedad.

En ningún caso, se aconseja que el acuerdo sea verbal.

2.- Valorar la gravedad del incumplimiento

De no lograrse el acuerdo, es necesario determinar si el incumplimiento es de carácter duradero o puntual.

Será preciso que el incumplimiento sea continuado para poder iniciar acciones contra el progenitor que incumpla.

3.- Requerimiento  fehaciente

Si el incumplimiento es un hecho duradero, se deberá requerir fehacientemente al progenitor incumplidor (sea custodio o no custodio) al cumplimiento de la sentencia o convenio regulador.

El requerimiento será fehaciente cuando se envía, por ejemplo, vía burofax o a través de Notario.

4.- Recopilación de pruebas del incumplimiento

Si a pesar de haber requerido fehacientemente al progenitor incumplidor, éste no cesa en el incumplimiento, se deberán reunir las pruebas que lo acrediten.

Corresponde al progenitor que sufre el incumplimiento acreditarlo, mediante WhatsApp, mensajes, email o, incluso, testigos si los hubiera.

5.- Mediación judicial

Como venimos diciendo, el incumplimiento del régimen de visitas pueden realizarlo ambos progenitores.

Por ejemplo, que el padre no custodio no pague la pensión y como medida de presión o castigo, el custodio no permita las visitas a los hijos.

En estos casos, es aconsejable comparecer ante el Letrado de la Administración de Justicia para que ejerza la labor de mediación que le atribuye el artículo 456 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

6.- Interponer demanda de ejecución de convenio regulador o sentencia

De no conseguir la mediación o cuando el incumplimiento sea reiterado, el progenitor afectado deberá interponer demanda de ejecución de convenio regulador o sentencia.

La demanda deberá interponerse por medio de abogado.

Tras la admisión a trámite de la demanda, el Juez requerirá al progenitor incumplidor para que cumpla con las visitas en la forma prevista en el convenio regulador o sentencia.

Si no cumple, se le impondrán multas coercitivas mensuales. La Ley no dispone nada respecto a la cuantía de estas multas. Será fijado por el Juez.

En el caso de no ser efectiva la imposición de multas, el Juez podrá modificar el régimen de visitas.

Asimismo, para el supuesto de incumplimiento reiterado y obstinado, el incumplidor podrá incurrir en delito de desobediencia a la autoridad (artículo 556 del Código Penal).

Con la entrada en vigor del nuevo Código Penal, el progenitor que esté en desacuerdo con la actuación del otro en lo que respecta al régimen de visitas, tan sólo podrá acudir a la vía civil en primera instancia para ejecutar la sentencia que establezca el régimen de visitas.

Ahora bien, en caso de que la actitud del progenitor que incumpla la resolución sea reiterada (y probada) en el tiempo, y ya haya sido requerido por el órgano juzgador, podríamos estar hablando de un delito de desobediencia a la autoridad. Momento en el cual habrá de interponerse la pertinente denuncia ante las autoridades, o bien presentar la querella criminal en el juzgado.

Arturo González, abogado penalista en Dexia Abogados

7.- Punto de Encuentro Familiar

El Punto de Encuentro Familiar es un servicio social destinado a favorecer las relaciones entre los hijos y los progenitores.

En caso de incumplimiento o cumplimiento conflictivo del régimen de visitas, los progenitores podrán solicitar que la entrega del menor se realice a través de un Punto de Encuentro.

La solicitud se hará en el Juzgado, que efectuará un seguimiento del cumplimiento de las visitas.

¿El incumplimiento reiterado de las visitas tiene repercusión penal?

Actualmente, no. Antes de la reforma del Código Penal por la Ley 15/2015 de 30 de marzo, el incumplimiento del régimen de visitas se podía denunciar ante la Policía o Guardia Civil. Esta denuncia daba lugar a un juicio de faltas.

Tras la reforma, el incumplimiento del régimen de visitas se ha despenalizado, por lo que no se podrá iniciar vía penal.

Únicamente, si efectuado el requerimiento judicial a que nos hemos referido antes, el incumplimiento es reiterado se podrá incurrir en delito de desobediencia a la autoridad.

Por último, indicar que persiste el delito de sustracción de menores cuando uno de los progenitores sustrajere a un hijo menor. Se entenderá que hay sustracción, cuando el progenitor sin justa causa:

  • Traslade al menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor custodio.
  • Retenga al menor incumpliendo el convenio o sentencia.