¿Qué ocurre con la pensión alimenticia en caso de custodia compartida?

Pensión alimenticia custodia compartida

En el ámbito de los procesos de divorcio y separación, y en los de medidas paternofiliales cuando no hay matrimonio, la pensión alimenticia es una prestación que comprende todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica en favor de los hijos. 

Cuando se determina un régimen de custodia compartida, ambos progenitores conviven con el menor y atienden sus gastos cotidianos, pero eso no excluye por completo la obligación de pagar una pensión de alimentos. 

Veamos qué circunstancias se tienen en cuenta para fijar una pensión de alimentos en custodia compartida.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿En qué consiste la pensión de alimentos a favor de los hijos?

La pensión de alimentos tiene por objetivo cubrir las necesidades de los hijos y garantizar que su nivel de vida no va a sufrir una merma como consecuencia de la separación de los padres.

El destino de la pensión de alimentos es costear todo lo que necesite el menor en su día a día y también los gastos extraordinarios que sean necesarios en relación con su educación, sustento, asistencia médica o vestido.

Se pueden entender incluidos en la pensión de alimentos los siguientes gastos

  • Vivienda.
  • Calefacción, agua, telefonía, luz e internet.
  • Gastos de medicamentos.
  • Comida.
  • Aseo personal, peluquería.
  • Transporte.
  • Gastos médicos extraordinarios.
  • Gastos escolares ordinarios y extraordinarios.
  • Actividades extraescolares.
  • Costes derivados de gestiones administrativas del menor, como tasas, gastos de obtención de documentación, etc.
  • Teléfono móvil cuando proceda, según la edad.

La cuantía de la pensión de alimentos se fija en función de las necesidades de los hijos y de las posibilidades económicas de los padres, y se puede instar una modificación cuando exista un cambio en estas circunstancias (artículos 146 y 147 del Código Civil).

¿Hay que pagar pensión alimenticia en caso de custodia compartida?

Por lo general, no hay que pagar pensión de alimentos en la custodia compartida, pero depende.

Si los dos progenitores tienen un nivel de vida muy similar y pueden ofrecer igualdad de condiciones a los hijos, no será necesario fijar una pensión de alimentos, y tan solo se repartirán por mitad los gastos extraordinarios que puedan surgir.

Sin embargo, cuando existe custodia compartida, hay casos en que es difícil que ambos progenitores puedan mantener un nivel de vida similar, y no es justo que los menores tengan que sufrir ese desequilibrio entre un hogar y otro.

La pensión de alimentos tiene por objetivo cubrir las necesidades de los hijos, no de los progenitores, y, como hemos visto, se fija teniendo en cuenta las posibilidades económicas de los padres. Por tanto, es lógico que su cuantía sea proporcional a la economía de cada uno de ellos, y, si uno se encuentra en una situación económica considerablemente mejor que el otro, es justo que compense de alguna manera el gasto extra que puede suponer para la otra parte mantener el mismo nivel de vida para el hijo.

Como consecuencia, aunque ambos progenitores tienen a los hijos viviendo bajo su techo y se encargan de pagar todos sus gastos cotidianos, los progenitores no tienen la misma facilidad para hacerlo, y por ello se deberá fijar esa compensación en forma de pensión de alimentos.

Eso sí, la pensión alimenticia en un régimen de custodia compartida será menor que la que correspondería pagar en caso de custodia exclusiva a favor del otro progenitor.

¿Qué factores se tienen en cuenta para fijar la pensión alimenticia a favor de los hijos?

Como establece el propio Código Civil, se tendrán en cuenta las necesidades de los hijos y las posibilidades económicas de los padres. Pero, además, la jurisprudencia ha completado el artículo añadiendo dos criterios a tener en cuenta:

La atribución del uso de la vivienda familiar

En caso de divorcio o separación, a falta de acuerdo, el uso de la vivienda familiar se atribuirá a los hijos menores hasta que alcancen la mayoría de edad, y al progenitor al que corresponda su custodia.

El uso de la vivienda si la custodia es compartida puede atribuirse a cualquiera de ellos. En ese caso, como es lógico, la pensión de alimentos se fijará teniendo en cuenta esa circunstancia, además de los gastos que lleve aparejada la vivienda (hipoteca, seguros, impuestos, etc.).

El tiempo de convivencia con cada progenitor

La custodia compartida puede adoptar muchas formas, no solo la igualitaria, por la que ambos progenitores conviven con los hijos por periodos de tiempo iguales.

Si el hijo pasa más tiempo con un progenitor (el progenitor principal) que con otro, la pensión de alimentos deberá compensar el exceso de gastos que se produzcan a su cargo, como consecuencia de un mayor tiempo de permanencia con él.

¿Cómo se paga la pensión de alimentos en custodia compartida?

Una vez definida la cuantía de la pensión de alimentos, la forma de pagar los gastos de los hijos puede ser la que se prefiera adoptar: 

  • Abonando cada mes una cantidad fija que se ingresará en una cuenta común.
  • Dividiendo por mitad, o en la proporción que se determine, los gastos extraordinarios cuando vayan surgiendo, mientras que cada progenitor se hará cargo de los gastos ordinarios que se originen durante los periodos de convivencia que le correspondan.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado