¿Es posible perder la custodia por cambiar de domicilio o lugar de residencia?

Perder custodia cambio domicilio

En este post aclaramos cuáles son las circunstancias que pueden motivar que el cambio de domicilio de un progenitor custodio, o de quien disfruta de una custodia compartida, se vea privado de esta condición.

¿Buscas abogado especialista en custodias?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿Cómo puede afectar a la custodia de los hijos un cambio de domicilio o del lugar de residencia de un progenitor?

En España, las rupturas de parejas con hijos exigen el establecimiento un régimen de guarda y custodia que proteja los intereses del menor.

Las circunstancias de cada caso concreto propiciarán que se adopten, por mutuo acuerdo o por imposición judicial, unos u otros términos para regir cómo será a partir de ese momento la convivencia de los hijos con sus progenitores.

Sin embargo, una vez que ya se ha establecido este régimen, existe la posibilidad de que el progenitor custodio (o cualquiera de ellos, con custodia compartida) decida cambiar su lugar de residencia y que, por tanto, se produzca una alteración en las circunstancias que motivaron la decisión inicial.

En ocasiones, el traslado de uno de los progenitores a otra residencia podría provocar la necesidad de modificar el régimen de custodia vigente hasta entonces, y el progenitor desplazado puede verse obligado a perder sus derechos sobre la guarda y custodia del menor.

¿Cuándo se puede modificar el régimen de guarda y custodia?

Independientemente de la modalidad que hubiera sido aprobada para regir la guarda y custodia de los hijos del matrimonio tras su ruptura, existe la posibilidad de que se modifiquen sus términos con posterioridad. 

El artículo 90.3 del Código Civil habilita esta modificación, siempre que se hayan producido cambios en las necesidades de los hijos o en las circunstancias de los progenitores. 

Esta previsión se ve reafirmada por lo dispuesto en el artículo 775 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. En este precepto, para admitir la solicitud de modificación de medidas, se hace referencia a variaciones sustanciales de las circunstancias que fueron consideradas en un inicio.

Son numerosos los motivos que pueden justificar la modificación de los términos iniciales del reparto de estas responsabilidades entre los progenitores. El cambio de domicilio de uno de los progenitores es una de las causas que pueden exigir una revisión de las medidas.  

No obstante, que se admita la solicitud de una modificación de las medidas definitivas por este hecho no significa que se vaya a producir en todos los casos este cambio.

Cabe recordar que la patria potestad da derecho al progenitor que la ostente a tomar decisiones acerca de la vida de los hijos. Por lo tanto, si un progenitor custodio quiere desplazarse con el menor a otro lugar, no podrá decidirlo de forma unilateral. 

De este modo, si un progenitor solicita que se le retire la custodia al otro, o que dejen de compartirla, por haber cambiado aquel de domicilio, y no acuerdan un nuevo convenio regulador que así lo indique, habrán de iniciar un procedimiento contencioso para resolver sus diferencias.

Existen algunas diferencias en función de cuál sea el régimen de custodia vigente en el momento en el que se produce el cambio de domicilio.

¿En qué casos se pierde la custodia por cambiar de domicilio?

Como hemos apuntado, si los padres acuerdan un nuevo convenio regulador, que modifique los términos del acuerdo inicial en este sentido, no existirán mayores impedimentos.

Por lo tanto, es importante saber a qué atenerse cuando es necesario acudir a la vía contenciosa, con la sustentación de un procedimiento de modificación de medidas que se desarrollará en los términos establecidos por el artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En estos casos, ante la falta de acuerdo entre los progenitores, habrá de ser el juez quien tome una decisión a este respecto, tras evaluar cuál será la incidencia de este cambio sobre los intereses del menor.

Así, la resolución de la autoridad judicial habrá de tener en cuenta los mismos factores que fueron ponderados en primera instancia, pero, esta vez, atendiendo a las nuevas circunstancias.

En primer lugar, será relevante la opinión del niño, cuyos deseos serán considerados en función del grado de madurez apreciado, cuando sea menor de 12 años. A partir de esa edad, el juez estará obligado a oírle.

Los próximos apartados servirán para plantear algunas especialidades en función de cuál sea el régimen de guarda y custodia vigente en el momento del cambio de domicilio.

En régimen de custodia compartida

Durante cualquier procedimiento contencioso dirigido a definir las medidas definitivas en cuando a la guarda y custodia de los hijos, la autoridad judicial habrá de proteger los intereses del menor.

En este sentido, será prioritario salvaguardar la estabilidad del hijo, evitando que deba cambiar de centro de estudios, de amistades o de entorno en general debido al traslado de uno de sus padres.

Así, tendrá también incidencia cuál sea el tipo de custodia compartida que se haya adoptado, en términos del lugar donde reside el menor.

Si el menor siempre permanece en el mismo domicilio, y el cambio de residencia del progenitor no le impide ejercer la custodia durante los períodos asignados, el juez no tendrá motivos para retirársela.

Por supuesto, la disposición del progenitor para seguir haciéndose cargo de las obligaciones asociadas a su participación en la guarda y custodia del hijo será también relevante para que no se produzcan modificaciones.

¿Buscas abogado especialista en custodias?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

Traslado del progenitor custodio

Si el menor convive con solo uno de sus padres, cuando su domicilio cambia de ubicación, lo que se está planteando es, en realidad, el traslado del menor.

En virtud de esa búsqueda de su mejor interés, la autoridad judicial habrá de ponderar en qué medida este desplazamiento supone un perjuicio para el menor, en tanto en cuanto se pone en entredicho la estabilidad de su entorno.

Cuando se trata de un desplazamiento a una distancia poco reseñable del anterior, puede no existir inconvenientes para que el juez acuerde la continuación del mismo escenario en cuanto al régimen de guarda y custodia del hijo.

En cualquier caso, se habrá de tener en cuenta que el otro progenitor pueda seguir cumpliendo con el régimen de visitas establecido, en su caso.

Sin embargo, si se desplaza a otra población, dentro del mismo país o incluso en el extranjero, o si la distancia es significativa y dificulta el cumplimiento de las visitas y estancias acordadas inicialmente, será necesaria la adaptación de las medidas a las nuevas circunstancias.

Como norma general, la jurisprudencia ha determinado que hasta 50 kilómetros de traslado no generarán consecuencias sobre los regímenes de custodia y visitas de los menores.

Por encima de esta distancia, lo más probable es que el progenitor custodio pierda su derecho, y que el juez considere que la guarda y custodia deba ser otorgada a la otra parte.

Las motivaciones que impulsan al padre que se desplaza a llevar a cabo este traslado también tienen relevancia. Cuando se trata de una oportunidad laboral, los jueces pueden ser más receptivos a no imponer un cambio de régimen, si el interés del menor se ve favorecido.

Por el contrario, si el juez aprecia que el progenitor custodio decide trasladarse con un ánimo vengativo, o la sola intención de dificultar las visitas y estancias del otro con el menor, lo normal es que pierda la custodia, si el resto de circunstancias lo permiten.

Cambio de residencia del progenitor no custodio

Aunque en estos supuestos el traslado de domicilio no tiene implicaciones directas sobre el régimen de custodia del menor, sí que puede ser necesaria la notificación de este hecho al progenitor custodio.

Sucederá de este modo cuando el traslado obligue a alcanzar un nuevo pacto en cuanto al régimen de visitas, por ejemplo, para concentrar estos días con el fin de compaginar de mejor manera la nueva situación.

De forma similar a los casos anteriores, el acuerdo entre los progenitores facilitará que se redacte un nuevo convenio regulador que contemple esta modificación.

Cuando no se pongan de acuerdo, se iniciarán los mismos trámites apuntados previamente, que obligarán a dar inicio a un procedimiento contencioso, con las especialidades del artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

¿Y si un progenitor se traslada de forma unilateral con el menor?

El cambio de domicilio de un progenitor que ostenta derechos de guarda y custodia sobre los menores requiere, como hemos visto, del acuerdo entre las partes o de la revisión de este régimen por parte de la autoridad judicial.

Si el titular de una custodia monoparental, o quien la comparte con el otro progenitor, hace caso omiso de estas obligaciones y se muda a otro domicilio con el menor de forma unilateral, podría incurrir en un delito de sustracción de menores, tipificado en el artículo 225 bis del Código Penal español.

La pena contemplada oscila entre 2 y 4 años de prisión, junto con la inhabilitación para el ejercicio del derecho de patria potestad por un período de entre 4 y 10 años.

Por tanto, esta no es una cuestión baladí, atendiendo a las consecuencias que podría tener una actuación que no respetase los requisitos impuestos por el ordenamiento en estos casos.

¿Buscas abogado especialista en derecho de familia?

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado