Pensión de alimentos: solicitud, modificación y anulación

Pensión de alimentos: cómo solicitarla, su modificación y anulación

En todo proceso de separación o divorcio es de gran importancia velar por el cuidado y bienestar de los hijos, jugando un papel trascendental la pensión de alimentos.

Partiendo del principio de solidaridad familiar ambos progenitores están obligados a prestar alimentos a los hijos menores de edad y también a los mayores de edad o emancipados que convivan en el domicilio familiar y carezcan de ingresos propios por causas no imputables a ellos.

¿Qué se entiende por alimentos?

En términos generales:

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.

Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo

(Artículo 142 del Código Civil)

Una de las dudas más frecuentes, cuando afrontamos una ruptura de la convivencia marital, es ¿qué gastos de nuestros hijos debemos sufragar?

Podemos distinguir dos tipos de gastos: ordinarios y extraordinarios.

Gastos ordinarios

Los gastos ordinarios son todos aquellos gastos previsibles, periódicos y necesarios para el sustento de los hijos.

Entre ellos citaremos los siguientes: la alimentación, vivienda digna, asistencia médica, gastos de escolaridad (matrícula, uniforme, material y libros, comedor, transporte escolar), enseres personales, atención sanitaria, ocio…

Estos gastos ordinarios son los que constituyen la pensión de alimentos.

Una cuestión que debemos plantear es: ¿tenemos que pagar la pensión de alimentos durante el periodo vacacional?

La respuesta es , salvo que se establezca otra cosa en el convenio regulador o sentencia de divorcio.

Así lo consideran la mayoría de los Tribunales al entender que esta prestación de alimentos es una prestación única, que no se fija en función de unos gastos mensuales determinados. Se trata de una suma anual alzada cuyo pago se prorratea mensualmente, con inclusión, por tanto, del correspondiente al periodo de vacaciones que los hijos disfrutan en compañía del obligado al pago.

Gastos extraordinarios

Los gastos extraordinarios son aquellos gastos eventuales y que no puedan ser previstos cuando se fija la pensión de alimentos.

Dentro de los gastos extraordinarios podemos distinguir entre:

  • Gastos necesarios: como puede ser una ortodoncia, que no precisa del consentimiento del cónyuge no custodio.
  • Gastos no necesarios: como clases de baile, que sí requieren el previo consentimiento del progenitor no custodio.

La pensión fijada no incluye estos gastos extraordinarios, se determinan separadamente.

Generalmente la sentencia de divorcio hace referencia a ellos y a la proporción de que responde cada progenitor, que suele ser el 50%.

¿Cómo solicitar la pensión de alimentos?

Dentro del procedimiento de divorcio se fijará la pensión alimenticia de los hijos, bien de mutuo acuerdo entre los cónyuges o de forma contenciosa a falta de consenso.

En la sentencia de divorcio se determinará la cuantía, forma de pago y de actualización de la pensión de alimentos fijada.

Factores que influyen en la cuantía de la pensión de alimentos

¿Qué factores se tienen en cuenta para fijar la cuantía de la pensión alimenticia?

  • Las necesidades de los hijos
  • El número de hijos
  • El patrimonio de ambos progenitores

Es importante matizar que la pensión de alimentos se podrá también solicitar por parejas que no hayan contraído matrimonio, si bien sería en un procedimiento distinto. En ambos casos es obligatorio estar representado por un procurador y asistido por un abogado.

El procedimiento de divorcio o, en su caso, el procedimiento de medidas paterno filiales, se instará ante el Juzgado de Primera Instancia del último lugar de residencia de la pareja.

Modificación de la pensión de alimentos

La cuantía de la pensión de alimentos fijada en la sentencia de sentencia de separación o divorcio se podrá modificar (según lo preceptuado en el artículo 142 del Código Civil):

  • Cuando aumenten o disminuyan las necesidades de los hijos
  • Cuando aumente o disminuya el patrimonio del obligado a satisfacerlos

Aumento de la cuantía de la pensión alimenticia

Se podrá solicitar el aumento de la cuantía de la pensión en los siguientes supuestos:

  • Aumento de las necesidades de los hijos (alimentista). Por ejemplo, cuando el hijo pasa a la Universidad los gastos educativos pueden ser mayores y, por tanto, deberá aumentarse su pensión.
  • Aumento del patrimonio del obligado a darlos (alimentante). Si hay un incremento sustancial en los ingresos del alimentante, posterior a la sentencia de divorcio, y se puede acreditar, procederá la modificación del importe de la pensión. No podrá tratarse de un incremento patrimonial temporal sino permanente.
  • Disminución del patrimonio del cónyuge custodio (progenitor que convive con los hijos). También el descenso sustancial de los ingresos del progenitor custodio pueden justificar un incremento del importe de la pensión alimenticia.

Disminución de la cuantía de la pensión alimenticia

Procede solicitar la disminución de la cuantía de la pensión de alimentos cuando:

  • Disminuyan las necesidades de los hijos. Sería el caso, por ejemplo, de que el hijo obtenga una beca para sufragar sus estudios.
  • Disminución de los ingresos del alimentante. Deberán concurrir los siguientes requisitos:
    • La reducción de ingresos sea significativa y no transitoria
    • Pueda demostrarse de forma indubitada
    • La situación no haya sido creada por el alimentante, por ejemplo cuando abandona voluntariamente un trabajo o solicita una reducción de jornada
    • Que se haya producido con posterioridad a dictarse la sentencia en la que se fijó la pensión
  • Aumento del patrimonio del progenitor custodio. Si en el momento de fijar la cuantía de la pensión el progenitor custodio no trabajaba y con posterioridad se incorpora al mercado laboral, el alimentante puede solicitar la modificación y reducción de la prestación alimenticia.

Para el aumento o disminución de la prestación de alimentos, sea cual fuere la causa que permita su solicitud, se volverán a valorar los factores que se tuvieron en cuenta a la hora de su fijación.

Suspensión de la pensión de alimentos

La pensión de alimentos puede ser suspendida en cualquiera de los siguientes supuestos:

  • Por muerte del obligado a prestarlos o del hijo que tenga derecho a recibirlos.
  • Cuando el patrimonio del obligado a darlos se reduzca hasta el punto de que no pueda satisfacerlos sin desatender sus necesidades propias y las de su familia.
  • Cuando el hijo pueda realizar un oficio o profesión, o haya incrementado su patrimonio, de forma que no le sea necesaria la pensión de alimentos para su subsistencia.
  • Cuando el hijo realice alguna de las infracciones que dan lugar a desheredación.
  • Cuando la necesidad del hijo provenga de la mala conducta o de falta de aplicación en el trabajo, mientras subsista esta causa.

En todo caso será conveniente contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho de familia para el éxito de su pretensión.

¡Comparte este artículo!