Motivos para perder la custodia de un hijo

Motivos para perder la custodia de un hijo

Perder la custodia de un hijo es una de las “condenas” más difíciles de afrontar por un padre o una madre. Aunque realmente se puede decir que él o ella se lo han buscado, no debe ser motivo de celebración.

Recuerda siempre nuestro refranero: Más vale un mal acuerdo que un buen pleito.

El bienestar del menor debe ser la principal preocupación de unos padres en proceso de ruptura o después de la ruptura. El hijo es el principal perjudicado y quien va a sufrir de por vida las consecuencias de esta pérdida.

Analiza bien tu situación y la de tus hijos antes de intentar quitar la custodia a tu pareja. Pero si es inevitable, te explicamos los principales motivos para perder la custodia de un hijo.

Antes quiero que tengas claro que la guardia y custodia es parte integrante de la patria potestad.

¿Es lo mismo patria potestad y custodia?

La respuesta es no.

La patria potestad se refiere a la representación general y administración de los hijos menores de edad. Se ejerce por ambos progenitores, estén o no divorciados.

También en ambos supuestos, existen motivos de extinción (por ejemplo, fallecimiento de un progenitor) y de privación (por orden judicial) de la patria potestad.

En cambio, la guarda y custodia se refiere a la convivencia diaria con los hijos.

En caso de separación o divorcio, la custodia se atribuye al padre, a la madre o a ambos de forma compartida.

Hoy te damos a conocer los motivos por los que un progenitor puede perder o no conseguir la custodia de los menores.

¿Se puede perder de la custodia de un hijo?

La respuesta es sí. El fundamento se encuentra en la protección del interés superior del menor.

En el procedimiento de divorcio y después de dictar sentencia uno de los progenitores puede perder el derecho a convivir diariamente con su hijo.

  1. En el procedimiento de divorcio se adoptan medidas sobre los hijos menores de edad. Entre ellas, la decisión de otorgar la guarda y custodia de los menores a sus progenitores. Si se acredita que es perjudicial para el menor que uno de los progenitores tenga su custodia, el juez podrá privarle de ella.
  2. Dictada la sentencia de divorcio, en la que se establece el régimen de custodia, también se puede privar al padre o a la madre de tener a los menores en su compañía. En este caso, el procedimiento a seguir será el de modificación de medidas judiciales.

El interés general del menor garantiza que los hijos no se vean afectados por las malas decisiones o actuaciones de los padres. Con ello se pretende, que los menores tengan un adecuado desarrollo emocional, personal y social.

¿Cuáles son los motivos para perder la custodia de un menor?

Los principales motivos por los que se puede denegar o privar a un progenitor la custodia de sus hijos menores son:

1) Tener un estilo de vida desorganizado que afecte a la estabilidad del menor

En materia de separación y divorcio, lo primordial es el bienestar y el adecuado desarrollo de los hijos menores.

El comportamiento desorganizado o peligroso del padre o madre que ponga en peligro la estabilidad del menor, puede suponer la pérdida de la custodia.

Si es la nueva pareja del progenitor quien pone en peligro la seguridad del menor también aquél podrá perder la custodia.

2) Desatender los cuidados necesarios del menor

Hasta la mayoría de edad de los hijos, es responsabilidad de los padres atenderlos y cuidarlos diariamente.

Es motivo para ser privado de la custodia del menor desatender los cuidados principales de los hijos.

Entre los cuidados principales: la alimentación, la higiene, la atención médica, la seguridad, la escolarización, las faltas injustificadas a clase…

El progenitor que abandone estos cuidados se puede ver privado de la custodia de sus hijos menores.

3) Cambio de lugar de residencia que afecte al desarrollo del menor

La estabilidad en el entorno social, educativo y familiar es fundamental para el adecuado desarrollo del menor.

Si el progenitor que tenga la custodia o pretenda tenerla tiene que cambiar de lugar de residencia, habrá que valorar si afecta a la vida del menor.

El progenitor que tenga la custodia podrá perderla si este traslado de residencia cambia radicalmente la vida del menor.

4) El síndrome de alienación parental

El  síndrome de alienación parental consiste en un trastorno mental del menor provocado por la manipulación de uno de los progenitores en contra del otro.

Si uno de los progenitores pretende destruir la relación del menor con el otro progenitor, utilizando mecanismos emocionales, podrá perder la custodia del hijo.

5) Conductas violentas con los hijos o tener antecedentes por esta causa

Uno de los principales motivos de pérdida de la custodia de un hijo es el abuso infantil, físico o psíquico.

Es más que razonable que, si un progenitor agrede o ha agredido física o psíquicamente a un menor,  pierda el derecho a vivir con él.

En casos extremos, el progenitor puede ser privado de la patria potestad.

6) Tener alguna adicción importante que afecte a su capacidad para dedicarse al menor

El consumo habitual de drogas o alcohol es motivo justificado para que el padre o madre pierdan la custodia de los hijos menores.

Si la adicción del progenitor afecta al cuidado y estabilidad física y emocional del menor, aquel no será apto para encargarse de su custodia.

7) Ingresar en un centro penitenciario

Si un progenitor ha cometido un delito y tiene que ingresar en prisión, la custodia pasará inmediatamente al otro progenitor si reúne las condiciones necesarias.

De no considerarse adecuado el otro progenitor para ejercer la custodia, el menor será entregado a los servicios sociales.